Back to home
Contemporary healthy magazine

Marie-Louise Mallet escribe en el prólogo del libro de Jaques Derrida El animal que luego estoy si(gui)endo, sobre la tradición tan ‘de hombre’ de contraponerse a todo el resto del género animal hasta borrar en él toda animalidad y en definir en contrapartida al animal, de forma esencialmente negativa, como desprovisto de todo lo que se considera que es lo propio del hombre: palabra, razón, duelo, cultura. Hablamos de los animales como una especie diferente a nosotros pero deberíamos recordar que formamos parte de ella.

Me incomoda mucho esa tendencia tan nuestra de humanizarlo todo; de mirar a los animales reflejando sus actos en los nuestros, siendo incapaces de ver su otredad. Tendemos a relacionar cualquier gesto o instinto suyo con los nuestros, haciendo de ellos pequeños monigotes. Lo que no sabemos es que en la mayoría de casos, nos equivocamos.

Buscando referencias de la relación perro-humano a través de la comida, me topé con este titular: Los 10 alimentos de humanos que pueden comer las mascotas.

Varias cosas:

1- El concepto ‘mascota’.

Tengo bastantes problemas con el concepto mascota. Son animales como nosotros y con los que decidimos compartir nuestra vida; el término mascota me sugiere posesión y la idea de entretenimiento para el ser humano. Como dice Alba Benítez en su blog simiperroHABLARA -Denominarlos mascotas no ayuda a que algunas personas entiendan que son seres que piensan, sienten y que tienen unas capacidades/necesidades diferentes a las nuestras pero que deben ser comprendidas y respetadas.-

2- Alimentos DE humanos.

No sé por dónde empezar. Quizás pueda parecer un matiz sin importancia, pero la manera de utilizar el lenguaje revela muchas connotaciones quizás no tan evidentes a simple vista.
A los alimentos que se refería eran frutas, carnes y cereales. Si bien es cierto que los cereales los integramos en nuestra dieta en la revolución neolítica donde el hombre pasa de tener una economía recolectora (caza, pesca y recolección) a productora (agricultura y ganadería), alimentos como frutas o carnes obviamente no proceden en absoluto de la mano del hombre. Podríamos hablar de alimentos que ambas especies pueden compartir o comer ya que los perros comían ya antes de la existencia del pienso.
Por otro lado, hay algo interesante en ese planteamiento: la idea de compartir. Creo que la manera en la que comemos habla de la sociedad en la que vivimos, así que quizás, la manera en que alimentamos a los perros (en este caso) que viven con nosotros, hablará de la relación que tenemos con ellos.

Hoy en día estamos todos muy puestos con el ‘healthy’; con comer bien y llevar una vida saludable pero entonces, en cuanto a nuestros amigos cuadrúpedos se refiere, ¿sabemos con qué les alimentamos? Los perros llevaban toda una vida comiendo como y junto a nosotros; se cree que la domesticación de los primeros lobos tiene que ver con un reconocimiento del beneficio de trabajar juntos: en sociedad, los hombres aprovechaban el increíble olfato de estos animales para rastrear presas, y por su parte, los lobos encontraron en los humanos un proveedor constante de alimentos. Por tanto, esto nos viene a decir que llevamos alimentando a los perros desde hace miles de años, compartiendo comidas durante miles de años y reforzando ese vínculo tan especial que tenemos con ellos.

Según Antonio Carretero, educador canino, fue en el año 1860 cuando se elaboró el primer alimento específicamente para perros, creado por un electricista americano llamado James Spratt. Otras empresas le siguieron y los alimentos con cereales para perros entraron en el mercado de los alimentos para mascotas, que anteriormente estaba dominado por los carniceros.

La idea llevada a cabo justo después de la revolución industrial era pues eso mismo, producir en masa comida para ‘facilitarle la vida a la gente’. Ya no hacía falta cocinar para tu perro, todo lo que necesitaba te venía en unos maravillosos packagings listos para usar. Todos conocemos a la raza humana y no es difícil llegar a la conclusión que una empresa que produce comida para perros busca el máximo beneficio, como cualquier otra empresa. ¿Eso qué significa? Pues que si queremos ofrecer un producto nuevo que reemplace la comida natural, debe ser por fuerza, más barato que ésta y si es más barato, lo normal es pensar que la calidad sea también más baja. Carretero explica que en 1960, los fabricantes de alimentos afirmaban que sus productos ofrecían buena calidad porque utilizaban productos de desecho de cereales y carnes que no eran aptas para el consumo humano, lo cual no tiene mucha lógica. Cuando lees que los piensos son a base de pollo por ejemplo, te imaginas un buen trozo de pollo pero en realidad, de lo que constan es de todo aquello que no nos comemos nosotros: el pico, la cresta, las plumas y las patas. Todo eso sin hablar de los aditivos industriales. ¿Qué puede tener de nutritivo todo esto?

Me resulta irónico cómo hasta muchos veterinarios no sólo recomiendan, si no aseguran que lo mejor para tu perro es darle pienso o comida ‘especializada’. No sé, pero dejad que ponga en duda que algo que nació como una industria para sacar provecho, que basa su producción en los deshechos no aptos para los humanos y que en su mayoría consta de cereales, vaya a ser lo mejor para darle a tu perro. No soy nutricionista canina y ésta es obviamente mi opinión hablando simplemente desde mi experiencia.

Mi perra estuvo 2 años prácticamente sin poder caminar por una artrosis. Ninguno de los 376 veterinarios a los que fuimos nos dieron más remedio que la cortisona para paliar su dolor. Alguien al que le estaré eternamente agradecido nos sugirió entonces, que cambiara la dieta de Fiona (mi perra) a una natural. Empezamos por reducir sus raciones y a darle pollo; a continuación empezamos a cocinar para ella y a darle el resto de nuestra comida. Al cabo de poco tiempo, no sé si por un milagro divino o qué, Fiona volvió a caminar y años después sigue haciéndolo. No ha vuelto a ser un cachorro de 6 meses pero camina, que ya es mucho y el cambio sólo surgió con el cambio de dieta.

Por otro lado, parece que hoy en día sí que existen algunas marcas de comida para perros y gatos de muy alta calidad. Suelen indicar en cada producto el % de carne, verdura, cereal y eso es extremadamente importante ya que la comida de animales barata, suele constar mayormente de cereales. Los cereales no es que sean malos para los perros pero no pueden convertirse en la base de su alimentación. El cereal es barato y se conserva muy bien así que las marcas baratas suelen abusar de ellos para la producción de su comida a pesar de no ser lo mejor para la alimentación de estos animales.

Yo sigo manteniéndome firme en mi posición de darle comida natural aunque en alguna ocasión pueda recurrir a la especial para perros. Es muy difícil determinar si lo estás haciendo completamente bien pero veo a mi perra sana, feliz y es algo que antes no me pasaba.

Con este artículo sólo he querido exponer mi experiencia y mi opinión esperando que nadie se sienta ofendido. Pretendo que tomemos conciencia no sólo de nuestra alimentación si no de la de todos los miembros de la familia. Para concluir, tanto si estás decidido a seguir con el pienso, como si no, te animo a que pruebes a darle un capricho perfecto para el verano y para toda (toda) la familia. ¿Habéis probado de hacer polos de frutas frescas? Y sobretodo ¿habéis probado de compartirlas con vuestros perros?, ¡Les encantarán! Os aconsejo que escojáis frutas como la sandía, la piña, mago, melón, manzana… que son perfectas para todos. Si queréis estar seguros, hay miles de páginas web donde existen listas de las mejores frutas para perros. Además, compartir este snack y este momento es una buena forma de educar a los más pequeños en el respeto animal, enseñándoles a respetar, cuidar y valorar a todo el resto de animales. ¡Buen provecho!

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close