Back to home
Contemporary healthy magazine

A lo largo de la historia la humanidad ha inventado nuevas formas de cocinar y descubierto nuevas formas de procesar los alimentos haciendo que la comida sea más saludable y eficiente para nuestra supervivencia. Esto sucedió, según Michael Pollan, uno de los escritores especializados en alimentación más relevantes del momento, y
uno de los más polémicos por sus ataques a la industria alimentaria, hasta la llegada de la industrialización. El punto de inflexión, afirma Pollan, está en el 1880 con la sistematización del refinado de la harina en el que las partes más nutritivas del trigo se eliminan cuando se muele. Desde entonces hasta ahora, no ha habido avances positivos para la salud dentro de la industria alimentaria según el autor.

La comida procesada surge como forma de dar respuesta al ritmo de vida postmoderno en el que cada vez se dispone de menos tiempo para cocinar, a la vez que su cadena industrial se asemeja a la de cualquier otro producto, cualquier otra industria. La comida se produce en las fábricas, no en las casas o en los restaurantes. De esta forma, la elaboración de nuestros alimentos queda en manos del sistema capitalista regido por la oferta y la demanda. Ya sabemos como acaba esto. Siempre se necesita más demanda. ¿Solución? Generar más deseo de esta comida. Ya no es suficiente con que sea conveniente: rápida y adecuada para comer en cualquier parte. En este punto, la industria de alimentos empieza a jugar con los elementos con los que se ‘fabrica’ la comida: introduciendo en el tablero de juego ingredientes que incitan a que comamos más y más a menudo comida procesada o fast food.

El lado negativo del diseño alimentario

En el 2010 científicos de The Scripps Research Institute, en Estados Unidos, revelaron que los mismos mecanismos moleculares del cerebro que propician la adicción a las drogas se desarrollan cuando se come comida basura. El procesado de alimentos, como explica el premio Pulitzer Michael Moss en su libro Salt Sugar Fat: How the Giants Hooked Us (Virgin Digital), está pensado para ofrecernos una sensación de bienestar al activar los mecanismos cerebrales que nos hacen dependientes. Y saben cómo hacerlo, básicamente mezclando, sal, azúcar y grasa.

La industria alimentaria usa internamente términos como ‘adictividad’ o ‘stomach share’, término que hace referencia a la cantidad de espacio digestivo que una marca o compañía puede robar de sus competidores, así mismo también utiliza vocabulario como blitz point, algo así como una explosión de sabores, o snackability, la apetencia de picotear, etc. Estrategias y tácticas a la orden del día en el diseño de alimentos en la industria alimentaria. Trucos y dobleces que prometo explicar en los siguientes artículos.

Mientras tanto el índice de obesidad sigue creciendo en todo el mundo, hecho que se agrava con la homogeneización de la dieta occidental o lo que es lo mismo, la mcdonalización de las culturas. Determinante es el hecho, para formar opinión digo, que el país con más sobrepeso del mundo sea Nauru, la isla estado más pequeña del planeta en la que el 90% de la población tiene sobrepeso. Las causas han sido investigadas por varios estudios que coinciden en señalar que el factor determinante es el efecto que la alimentación occidental supone frente a la dieta tradicional local. Actualmente, la dieta de sus habitantes se basa en alimentos importados como la carne enlatada o Spam, considerada uno de los manjares más populares de la isla.

Instrucciones para dar la vuelta a la tortilla

El diseño de la industria alimentaria y el marketing que lo acompaña nos conducen,
libremente, sí, pero nos conducen hacia el abandono no solo del acto de cocinar sino de las tradiciones y de la estrategias culinarias locales que deriva en problemas de salud
relacionadas con la nutrición. Para luchar contra este tipo de problemas nutricionales se abrió el pasado año en Tokio Fast Food Aid, una farmacia experimental en la que los junk food lovers que acuden a ella pueden obtener píldoras vitamínicas gratis, previo análisis de la comida procesada o junk food que hayan comido.

Los complejos nutricionales se dispensan totalmente gratis. Solo es necesario presentar un recibo de haber comprado un menú de ese tipo de comida.

De esta forma los facultativos pueden determinar las carencias nutricionales de cada paciente y recetar las vitaminas correspondientes.

Esta primera tienda pop up farmacéutica fue diseñada por el director creativo Ikkyu Sato del estudio de diseño Kaibutsu y estuvo abierta apenas seis días.

Sí, se trata de una acción publicitaria de una cadena de comida rápida japonesa que
apuesta por los okonomiyaki y los monjayaki de toda la vida que incluyen en sus recetas
marisco y verduras frescas cultivadas en huertos de la cercanía. Pues apostar por la
tradición revisitada es apostar por la salud, siempre y cuando sus procesos difieran de los industriales. Y aunque no estemos seguros de los valores de esta cadena de comida rápida tradicional (dudosas son sus salsas y sus promociones), sí que es una buena lección de cómo darle la vuelta a la tortilla, en sentido literal y figurado. Fast Food (could) be Good.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close