Back to home
Contemporary healthy magazine

Desde hace un tiempo, los artistas contemporáneos están ejecutando su trabajo conjuntamente con las abejas. Preocupados por su desaparición, las abejas se convierten en las creadoras de obras de arte que se exponen fuera y dentro de los museos. En este contexto, la creatividad y la colaboración se convierten en nuevos marcadores que implican repensar los propios límites de la práctica artística. Partiendo de este enfoque, me gustaría resaltar la obra de algunos artistas que crean en estrecha colaboración con las abejas; las incansables escultoras.

Ren Ri
El artista y apicultor Ren Ri, con sede en Beijing, con su obra titulada Yuansu (elemento en chino), convierte a las abejas en sus colaboradoras. Sus esculturas son piezas encapsuladas, poliedros transparentes y cubos con una estructura interior de clavijas de madera, en donde coloca a la reina. La técnica empleada para su obra, es muy compleja ya que primero construye las celdas, coloca a la reina dentro y luego introduce el resto de la colmena, y para finalizar gira la escultura cada séptimo día basándose en el concepto bíblico de la creación. Una verdadera maravilla visual.

‘The duality of interactions between the human body and the bees is not simply in the physical sense; more importantly it hints at an interrelated force and its counterforce.’
Ren Ri

____________

Aganetha Dyck
Tengo un especial interés en la obra de Aganetha Dyck. Una artista visual canadiense cuya investigación en la actualidad, se basa en la comunicación entre especies, más concretamente, entre los seres humanos y las abejas, para comprender la naturaleza delicada y frágil que existe entre ambas.

La artista canadiense preocupada por el inexplicable fenómeno llamado Colony Collapse Disorder, plantea con su obra preguntas sobre las consecuencias de la desaparición de las abejas. Un maravilloso trabajo colaborativo que da como resultado estas increíbles representaciones escultóricas. Figurillas de porcelana, zapatos, equipo deportivo y otros objetos ordinarios que se transforman lentamente junto con el panal de cera de las abejas.

‘As an artist, I continue to question what my research into interspecies communication suggests or where it might lead to. Honeybee communication research continues throughout the scientific and beekeeping world. Scientists and beekeepers, as well as dozens of international artists, plus a growing number of global citizens, are increasingly concerned with the health of honeybees. Communication between species is urgent. Research continues to try and prevent honeybees from disappearing from our world. The reason for the concern of disappearing honeybees is mainly due to the honeybees ability to pollinate over 40% of the world’s food supply.’ Aganetha Dyck
(Toda la entrevista en Mason Journal Interview)

____________

Pierre Huyghe
El artista francés Pierre Huyghe transforma las galerías o sitios de exposición en lugares a medio camino entre naturaleza y cultura. Durante los últimos años, ha creado una gran obra que incluye cine, escultura, instalación y actividades que investigan de manera lúdica y poética las experiencias físicas y temporales de seres vivos, humanos y animales. Entre sus intervenciones con animales, las abejas ocupan un puesto central en su obra.

La escultura Liegender Frauenakt (2012) incorpora una colonia de abejas vivas que representa la cabeza de una escultura de bronce del artista suizo Max Weber (1897-1982). Un símil de la colmena con el cerebro humano y una manera de poner el foco en la antigua y simbiótica relación que durante siglos ha existido entre los seres humanos y las abejas. Ellas, al construir su colmena, colaboran en la creación de la escultura. La pieza forma parte del recorrido natural del museo MOMA de Nueva York.

____________

Tomáš Libertíny
Desde Rotterdam, resaltar a Studio Libertiny que explora la relación entre la naturaleza y la tecnología. Los resultados son estrategias de diseño conceptuales y físicas y la construcción de objetos e instalaciones esculturales.

La obra de Libertiny con las abejas, desafía la producción en masa y deja a la naturaleza que trabaje creando lo que típicamente sería considerado un producto hecho por el hombre. Para diseñar el jarrón de abejas de Libertiny fueron necesarias 40.000 abejas y una semana para hacer un solo florero. El proceso, que el diseñador denomina ‘prototipado lento’ es un contrapunto irónico a las rápidas tecnologías de fabricación de hoy, y cuenta el maravilloso viaje que empieza con el recorrido que hacen las abejas hacia las flores, estás a su vez alimentan a las abejas permitiendo producir el jarrón y terminan con un jarrón destinado a contener flores. Una bonita historia, con un final feliz.

Gracias a estos pacientes artistas que exploran de una manera u otra, la relación objeto-insecto, insecto-humanidad, y dejan patente la relevancia de las abejas como pieza clave de nuestro ecosistema, podemos disfrutar de estas dulces, hermosas y complejas obras. Conciencia y arte.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close