Back to home
Contemporary healthy magazine

La sandía ha sido consumida por todas las culturas desde hace milenios. A pesar de su origen africano (desierto de Kalahari), fueron los egipcios quienes la cultivaron por primera vez hace más de 4.000 años. Y no lo hicieron, precisamente, por su sabor (ya que las primeras sandías eran frutas duras, amargas y poco apetecibles visualmente) sino por ser una importante fuente de agua. De ahí su nombre anglosajón water melon.

Esta peculiaridad de la sandía la ha convertido, desde sus orígenes y hasta ahora, en un fruto muy preciado. Rica en agua y baja en calorías, la sandía se posiciona la primera en la lista de la compra cuando aprieta el calor. Aunque la sandía que compramos en la actualidad no tiene nada que ver con la que consumían nuestros antepasados, ya que hemos ido eliminando el amargor mediante el cultivo y la selección de especies dulcificadas. Para ampliar información sobre el origen de la sandía, recomiendo el estudio de Harry Paris: Origin and emergence of the sweet dessert watermelon, Citrullus lanatus.

Como la sandía siempre ha acompañado a la humanidad, no es de extrañar que los artistas la hayan ensalzado o retratado en sus obras. Aquí mi selección de piezas de artistas contemporáneos donde el uso de la sandía no te dejará indiferente.
Ai Weiwei

Ai Weiwei es probablemente el artista chino contemporáneo más controvertido. En un país con todo tipo de libertades limitadas, Weiwei desafía al sistema con su crítica social, política y cultural. El significado histórico y cultural de los materiales y las técnicas que utiliza Ai Weiwei son un elemento esencial de casi todas sus esculturas. La porcelana es tradicionalmente vista como la más alta forma de arte chino. Las sandías (2006) son obras artesanales de cerámica, representaciones realistas del objeto natural. Son piezas creadas bajo la tradición china de imitar las formas orgánicas. La sandía se introdujo en China durante el siglo X y hoy en día es el primer país productor de sandía a nivel mundial. China destina su producción al consumo interno y es éste un producto de especial importancia para la cultura de ese país, pues se utiliza como regalo especial en algunos encuentros sociales.

———————

Sakir Gökçebag

En Europa la mayor parte de sandías que se importan proceden de Turquía. En este país, encontramos a Sakir Gökçebag, un artista experimental que nos hace ver como los objetos ordinarios se pueden convertir en hermosas obras de arte con una simetría y sencillez impecable. La forma y colores de la sandía la convierte en una fruta perfecta para experimentar con ella y crear fantásticas composiciones con formas geométricas.

———————

Steve Carr

Saltamos de continente, para ver un video del artista neozelandés Steve Carr, donde dos mujeres lenta y metódicamente colocan cientos de bandas de goma, una a una, sobre una sandía colocada sobre una mesa. Aquí el video para ver lo que sucede.

———————

Tsai Ming-liang

Acabamos este periplo de la sandía, con una película erótica del cineasta de origen chino-malayo Tsai Ming-liang llamada El sabor de la sandía.

Taiwán sufre una terrible sequía. En televisión se dan instrucciones para ahorrar agua al mismo tiempo que se promueve el consumo de zumo de sandía. Sin embargo, cada uno tiene sus propios métodos para encontrar agua. Y es que ‘The Wayward Cloud’, o ‘El sabor de la sandía’, como se tradujo su título en España, es una comedia indie erótico-festiva que merece ser vista con un buen plato de sandía al lado.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close