Back to home
Contemporary healthy magazine

Desde tiempos inmemoriales, antes de cualquier registro, la sal ha sido un elemento esencial del acontecer humano. Su utilización ha sido fundamental para innumerables culturas y civilizaciones. La humanidad ha tenido la tendencia a construir sus comunidades alrededor de los lugares donde se encuentra la sal o donde se comercia con ella. Es por ello que la sal y la historia han ido entrelazadas desde hace milenios. Ha sido objeto de infinidad de fábulas, cuentos populares y cuentos de hadas.

La sal ha sido siempre altamente valorada y su producción fue regularizada legalmente en los tiempos antiguos, por lo que fue utilizada en el comercio como moneda de cambio, siendo causa, tanto en oriente como occidente, de terribles guerras y disputas. En muchas culturas ofrecer pan y sal a los visitantes es parte de sus costumbres tradicionales. Los registros históricos muestran la importancia de la sal en el comercio durante la Edad Media y desde mucho antes en lugares tan lejanos entre sí como el Sahara y Nepal.

En muchas culturas ofrecer pan y sal a los visitantes es parte
de
sus costumbres tradicionales.

Antes de la refrigeración, era el principal conservante de alimentos y es uno de los cinco sabores. Es un ingrediente esencial de nuestra dieta, de la de otros animales y de muchas plantas. Es un alimento que en sí mismo nos enseña a aplicar la sabiduría en su utilización: su ingesta excesiva puede ser nociva para la salud, pero también la ausencia de su consumo puede ser perjudicial ya que contiene nutrientes fundamentales para una buena salud.

Su papel en la historia no se remonta sólo a ser utilizada como primer método de conservación de alimentos, sino que fue el primero de los desinfectantes. Ingrediente primordial en las guerras antes del uso del agua oxigenada, a las tropas napoleónicas les costó bien caro quedarse sin sal: muchos soldados sucumbieron por infección de sus heridas durante la retirada tras el fracaso de la invasión de Rusia.

El tratado más antiguo de farmacología que se conoce donde se escribe sobre la sal se publicó en China alrededor de 2700 AC. Una parte importante de este escrito está dedicado al inventario de más de 40 tipos de sal, incluyendo descripciones de los dos métodos principales de extracción de sal, que son similares a los procesos utilizados en la actualidad: pulverización de minerales extraídos de minas de sal y evaporación de salmuera de salinas y manantiales salados. La producción de sal ha sido importante en China desde hace dos milenios o más, y los chinos, al igual que muchos otros gobiernos a través del tiempo, se dieron cuenta que gravar la sal significaba una importante fuente de ingresos.

Se utilizaba como parte de las ofrendas religiosas egipcias y fue de gran valor comercial para los fenicios y su imperio mediterráneo. La palabra salario, que era parte de la paga que recibían los legionarios romanos, se deriva de la palabra sal, de ahí el famoso dicho vale su peso en sal. La palabra ensalada, también se originó de la palabra sal y comenzó con los primeros romanos que agregaban sal a sus verduras y verduras de hoja. Así como muchas otras palabras como la salsa, la salchicha, el salmorejo

En Roma, en el octavo día después de su nacimiento, se frotaba un trozo de sal sobre el bebé para mantener alejados a los demonios y espíritus malignos.

Ha dado origen a nombres de muchas ciudades, entre ellas Salzburgo y da nombre a muchos caminos como la Via Salaria en Italia. La que actualmente se supone fue la primera ciudad europea Solnitsata, hace unos seis milenios en Bulgaria, fue una mina de sal. El nombre Solnitsata significa salinas.

En la mayoría de las antiguas civilizaciones hubo mitos, ritos religiosos y mágicos relacionados con la sal. Para los antiguos hebreos era un símbolo de la alegría. En el nuevo testamento la sal está presente en un gran número de metáforas o parábolas como símbolo de la sabiduría, la inmortalidad, la eternidad y la alianza entre Dios y el hombre. En Roma, en el octavo día después de su nacimiento, se frotaba un trozo de sal sobre el bebé para mantener alejados a los demonios y espíritus malignos.

En el Evangelio, Jesús recomienda a sus discípulos ser la sal de la tierra, porque su fuerza es capaz de mantener a los hombres alejados de la corrupción y el pecado. En el famoso mural La última cena, pintado por da Vinci, en un detalle que casi pasa desapercibido, Judas aparece volcando un salero sobre la mesa. Derramar la sal era considerado un signo de mal agüero.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close