Back to home
Contemporary healthy magazine
El kimchi es una apreciada y popular receta coreana y uno de nuestros fermentos favoritos. Su consumo en Corea está tan extendido que podría compararse con el consumo de pan en nuestra cultura.
Aunque en la actualidad se produce también industrialmente, todavía se mantiene la costumbre de prepararlo en los hogares. Éstos son sin duda los más auténticos y sabrosos. Hay muchas versiones del kimchi, pero su base es principalmente col china, un pimiento picante, y lleva generalmente jengibre, ajo, cebolla y otras verduras. Suele tener marisco seco o salsa de pescado. El olor del kimchi es muy intenso. Al principio puede ser chocante, pero después de comerlo un par de veces, se te hará la boca agua. De hecho, una de sus cualidades es que estimula el apetito. La fermentación a la que se someten los vegetales por medio de la sal, hace que sean mejor digeridos y se asimilen mejor los nutrientes. Se podría decir que con la fermentación una parte del trabajo de digestión está hecho de antemano. Además, al no utilizar calor para cocinar las verduras, se mantienen sus propiedades intactas, sumándose las nuevas enzimas que se generan durante el proceso de fermentación. También se potencian las vitaminas.
El kimchi conserva las verduras frescas y crujientes durante mucho tiempo. Una vez lista la preparación podemos guardarla en la nevera e ir comiendo día a día. Si la dejamos a temperatura ambiente la fermentación se intensifica y llegado un punto es probable que sea demasiado fuerte y no tan agradable.
Esperamos que disfrutes con nuestra versión vegana del kimchi coreano.
INGREDIENTES:
1 col china de 1kg aproximadamente
20 gr de sal marina
Para el adobo:
200 gr de daikon
30 gr de cebollino
25gr de ajo
1 ají fresco picante
25 gr de jengibre
10 gr de cilantro
250 gr de manzana
15 gr de azúcar de coco
15 gr de pimentón dulce
5 gr de ají molido picante
1 ají fresco picante
20 gr de harina de arroz integral
200 ml de agua
PROCEDIMIENTO:
Corta la col china a lo largo en cuatro partes iguales. Pon sal en todas las hojas. Déjalas reposar en un recipiente poniendo un peso encima y tapadas con un trapo hasta que se ablanden y larguen agua. Entretanto, prepara el adobo pelando y rallando el nabo. Pica bien el cebollino, el ají, el jengibre, el cilantro y el ajo. Ralla la manzana y mezcla todo con el azúcar, el pimentón y el ají. Por otro lado, lleva el agua a fuego mínimo, vierte la harina de arroz y bate bien con una varilla, hasta conseguir una especie de engrudo. Mézclalo con la preparación. Enjuaga con agua la col china y reboza cada hoja con el adobo. Ponla en un recipiente con tapa hermética durante unas 24 horas y deja a temperatura ambiente. Pasado este tiempo, lleva a la nevera. Tu kimchi estará listo para comer cuando esté frío. Se conserva en la nevera por más de un mes.
Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close