Back to home
Contemporary healthy magazine

‘Cuando la dieta es incorrecta, la medicina no sirve de nada; cuando la dieta es correcta, la medicina no es necesaria.’
Éste es uno de los innumerables proverbios que resume la esencia de uno de los sistemas de medicina más antiguos, sino el que más, que conocemos, ayurveda. Sus orígenes exactos se pierden en las nieblas de la antigüedad y son difíciles de identificar, aunque se supone de la existencia de los eruditos ayurvedas en la India alrededor de 6.000 A.C, y aún en nuestra época sus enseñanzas milenarias nos pueden guiar por la senda de una vida sana y longeva.

Nativa del subcontinente indio, ayurveda se considera hoy día en occidente una forma de medicina complementaria —mal llamada alternativa—. Filosofía hermana del yoga, ayurveda significa literalmente el conocimiento y la ciencia (aiur) de la edad (veda), un término que podríamos equiparar a la biogerontogología, destacada disciplina contemporánea de la medicina y la biología que se encarga del estudio de los procesos de envejecimiento de nuestro organismo y nuestras células y cómo afectan en él las opciones de estilo de vida, siendo la alimentación, por supuesto, uno de los agentes que más pueden afectar a nuestra salud positiva o negativamente.

Al contrario de lo que muchos asumen, ayurveda no defiende un sistema de alimentación vegetal, sino que basa su lógica alimentaria en el equilibrio de los alimentos acorde a la constitución de cada cual según fluctúen en cada momento y en cada cuerpo los bioelementos —doshas— y en evitar los excesos. Sería algo así como que el problema no está en el veneno, sino en la dosis; como dejó escrito en su obra Paracelso, sola dosis facit venenum.

Esta ciencia milenaria de la vida y la longevidad nos enseña acerca del poder, los elementos y los ciclos de la naturaleza. Recomienda integrar el ser en el hacer para que la vida sea una práctica, la forma en que una persona conduce su existencia se convierte en una expresión de quién es realmente.

Los sabios ayurvedas consideraban que un médico debe invertir el mismo esfuerzo en prevenir las enfermedades así como en los procedimientos curativos y la preparación de medicamentos. Valoraban el ejercicio físico y las prácticas de higiene como importantes medios de prevención. Aunque advertían que el excesivo ejercicio extenuante que somete el cuerpo al estrés puede ser perjudicial y hacer a las personas más susceptibles a las enfermedades. Es el ejercicio moderado el que regula y mejora el organismo para resistir las enfermedades y la decadencia física de la edad. Curiosamente, éstos son los principios que defiende hoy día la biogerontología como estilo de vida saludable para nuestra especie; dieta frugal, ejercicio moderado y consciencia en el día a día.

Los textos ayurvedas más antiguos conocidos son el Charaka Samhita, el Sushruta Samhita y el Bhela Samhita. Estos tres compendios fueron escritos en sánscrito y se propagaron inicialmente de boca en boca según la tradición de transmisión de concimientos maestro–alumno, guru–shishya o parampara. Para facilitar su difusión, fueron escritos en forma de estrofas concisas, fáciles de memorizar pero, por desgracia, por esa misma razón, han sido sujetos a diferentes interpretaciones, sufriendo a través del tiempo considerables añadidos, modificaciones y revisiones editoriales.

Durante el siglo VIII A.D., el Sushruta Samhita fue traducido al árabe por Ibn Abillsaibial. Esta traducción al árabe, conocida como Kitab Shah Shun al–Hindi o Kitab i–Susurud, finalmente hizo su camino en Europa a finales del período medieval.

En Italia, durante el Renacimiento, la familia Branca de Sicilia y el médico boloñés Gasparo Tagliacozzi estaban familiarizados con las técnicas quirúrgicas que se encuentran en el Sushruta Samhita, especialmente aquellas relacionadas con la cirugía plástica; convirtiéndolos en adelantados a su época ya que el dominio europeo de la cirugía plástica, y la cirugía en general, sólo llegó varios siglos más tarde.

Durante el período de dominio colonial británico de la India, la práctica de ayurveda fue descuidada e incluso oprimida por las autoridades británicas a favor de la entonces medicina moderna occidental, aunque después de la independencia de la India se recuperaron los sistemas médicos tradicionales. Fue entonces cuando ayurveda se convirtió en una parte del sistema de salud nacional de la India, con hospitales estatales establecidos a lo largo del país.

El Sushruta Samhita, en especial, ha hecho a los médicos indios altamente capacitados en la práctica quirúrgica incluyendo, sorprendentemente, métodos de cirugía plástica aún vigentes hoy día y que otros movimientos contemporáneos, como el movimiento anti–aging norteamericano, defienden como una de las propuestas claves de sus métodos antienvejecimiento.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close