Back to home
Contemporary healthy magazine

Alergias alimenticias, intolerancias varias, comida sana y basada en vegetales, grasas saludables… está claro que la alimentación está cambiando: nos preocupamos por lo que comemos,  por cómo eso afecta a nuestra salud y a nuestra mente. Lo dije en mi anterior artículo: la comida influye en nuestro cuerpo, pero también en nuestra alma.

Todo este asunto queda patente en La Vegetariana de Han Kang, un libro publicado por :Rata_ editorial y que ha ganado el Man Booker International en 2016. Aunque La vegetariana no es —como pudiera pensarse–– un libro sobre la decisión de dejar de comer animales, sino que más bien es un texto sobre la dificultad de enfrentarse a las ‘normas sociales’ y cómo ante el encuentro con alguien diferente, podemos volvernos agresivos e incluso violentos. La protagonista, Yeong-hye, empieza dejando la carne y el pescado y acaba dejando de comer, porque lo único que parece obtener como respuesta a sus cambios es una violencia desmedida: quiere incluso salir de su propia corporalidad y pretende convertirse en un árbol.

Es inevitable relacionar este trabajo de la autora coreana Han Kang, con el de un pensador de origen coreano también, pero afincado en Berlín, donde es profesor. Me refiero a Byung-Chul Han, cuyo análisis de la sociedad moderna o, si se prefiere, posmoderna, ha tenido gran resonancia. A él debemos términos como ‘sociedad del cansancio’, que da título a la primera obra que de él se ha traducido en español. Byung Chul Han afirma que el esclavo de hoy es el que ha optado por el sometimiento, dicho en otros términos: entendemos nuestras existencias como mercancías de manera que debemos obtener beneficios de ellas; así, el sometimiento adopta en la actualidad la forma de autoexplotación: los individuos pierden su libertad real para adaptarse a las exigencias de la sociedad. Esto es lo que Yeong-hye evita, nos dice la novela, con el vegetarianismo: seguir siendo sometida. De hecho la última obra de Byung Chul Han que he leído, se titula, precisamente, La expulsión de lo distinto. Se trata de superar ese estrés brutal que nos acosa (síndrome del quemado, déficit de atención, depresión…) tomándose las cosas con otro aire.

Existen también en la literatura otras referencias muy cercanas a La vegetariana: me he acordado del turbador relato de Herman de Melville, Bartleby, el escribiente cuya frase I would prefer not to (‘preferiría no hacerlo’) pone de relieve ese distanciamiento de lo corriente. Asaltó también mi memoria el recuerdo de Kafka y la transformación del propio cuerpo. Pienso también en Arcimboldo y sus obras llenas de verduras y frutas, él con su pintura convertía al hombre en naturaleza. Quizás no en árboles (¿alguien recuerda a los ent, a Bárbol?), pero sí en seres cuya representación más exacta es la de ser vegetales.

Si no comes carne, todo el mundo te devorará.

La moda por el vegetarianismo parece que se ha contagiado a todo el mundo occidental. Sucede quizás como con otras cosas: el yoga, el zen, el karma… Adoptamos sin entender bien —y así las traicionamos— ideas nacidas y crecidas en otras culturas; pero la diferencia no es una cuestión de moda. Si Corea del Sur puede ser considerada como una sociedad occidental, pues navega a bordo de un capitalismo brutal, podríamos decir que supone una excepción a esta afirmación: la carne se ha convertido en un símbolo de riqueza (buena posición social) y se han introducido otros hábitos occidentales como el consumo de alcohol y el café. Bueno, también es posible mirar a las grandes ciudades del Lejano Oriente y de Japón en las que las modas occidentales han llegado gracias a ese capitalismo global que parece barrer todas las diferencias. ¿Cómo puede suceder esto en un país en el que el plato más conocido es el kimchi? De nuevo, la globalización se impone sometiendo a los individuos a fuerzas a las que individualmente no puede hacer frente.

No hay duda de que somos parte de la naturaleza. Quizás no podamos ser árboles, pero me parece que también podemos aprender de ellos.

Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close