Back to home
Contemporary healthy magazine
¿Sabías que los primeros helados surgieron probablemente en China hace unos 3 mil años? Consistían en una pasta de leche de arroz mezclada con nieve. Más tarde, alrededor de 1900 años atrás, se cree que el emperador Nerón mandaba congelar miel y fruta, y ya en el siglo XIV, Marco Polo trajo de oriente una receta para elaborar helados con agua.
Este artículo hemos decidido dedicarlo a una de las tentaciones más golosas, apetecibles y típicas del verano, y compartir una manera muy sencilla de preparar helados caseros a partir de fruta y siguiendo la filosofía del Raw food o comida viva. Para nuestra receta, hemos escogido el plátano o banana, según en qué parte del planeta estés. Con solo este fruto podemos lograr un exquisito helado gracias a su dulzor y cremosidad natural, pero puedes usar la fruta que quieras, e incluso mezclar varias. En este caso lo combinaremos con mango.
INGREDIENTES (para 5 raciones)
400gr de plátanos.
250gr de mango (fresa, melocotón o la fruta que desees).
PROCEDIMIENTO
Pela y corta en rodajas el plátano y el mango y ponlos a congelar. Es importante que los congeles en una bandeja sin que se encimen para que al congelarse no se peguen. Una vez congelados, tritúralos bien hasta obtener una consistencia cremosa. Si no lo quieres triturar en el momento, puedes guardarlos en una bolsa y ponerlos en el congelador. Cuanto más potente sea tu batidora, más fácil y rápido te resultará y más cremoso te quedará.
Si no lo vas a comer inmediatamente, puedes conservarlo en el congelador en un recipiente hermético. Igualmente, si pasa mucho tiempo en el congelador, tienes que sacarlo un rato antes para que se ablande un poco.
Al servirlo, decora con pequeños tropezones. Por ejemplo, coco seco laminado, rodajas de frutas frescas o secas… También puedes ponerle bayas, semillas…
Si quieres combinarlo con chocolate, con tan solo agregar unas tres cucharadas de cacao antes de triturar, te quedará genial.
La fruta es dulce en sí misma, por lo que no te haría falta añadir ningún endulzante. No obstante, si te gusta bien dulce, puedes optar por agregarle sirope de agave, azúcar de coco, azúcar de abedul… o cualquier otro edulcorante natural.
También, puedes usar especias o super alimentos ya que pueden dar un toque único a tus helados: maca, lúcuma, canela, anís, vainilla. Y para ir al más allá en cuestiones de paladar, puedes elaborar helados con otros ingredientes naturales en bruto tales como frutos secos remojados o grasas vegetales saludables, como manteca de cacao, o incluso usar leches vegetales.
Por último, si tienes la suerte de poder usar una máquina específica para hacer helados, el resultado serán preparaciones perfectas. ¡Prueba y disfruta a tope de nutritivos y sabrosos helados naturales!
Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close