Back to home
Contemporary healthy magazine
Los fideos de trigo sarraceno o de alforfón conocidos como Soba son unos de los alimentos preferidos de los japoneses y los pueden tomar a cualquier hora. Tanto sea para desayunar, como tentempié, para comer al medio día o para cenar. También los comen para celebrar la noche vieja, y cuando hay un nuevo vecino en el barrio, es tradición regalar Soba, como símbolo de amabilidad y de cercanía. Será porque la palabra japonesa Soba también significa ‘al lado’. La manera más común de tomar Soba es con caldos calientes pero también se toman fríos y los quise refrescar, ahora que ya llega la Primavera y combinarlo con los alimentos de temporada como los germinados, los brotes, variedad de hortalizas… Confieso que los fuí encontrando casi al azar en los armarios y en la nevera. Es un de esos platos de improvisación que te salen deliciosos. Y mientras comes, piensas: Eso se tiene que poder repetir y compartir. Así que me lo apunto, pero ya!
Siempre tengo Soba en casa y aunque sea cierto que me gustan mucho, para ser sincero, hay dos principales razones para mi afición a los fideos japoneses. Primera: se cuecen en solo 3 minutos (variando unos minutos de más según el fabricante), muchas veces me sacan de apuros, cuando voy cortito de tiempo o cuando me da pereza ponerme a cocinar. Si! Aunque sea un cocinero apasionado con su labor, también sucumbo, a veces, a ese supuesto pecado capital llamado pereza. La virtud que lo compensa es la diligencia. O sea, hazlo rápido y hazlo bien! Ya que estamos en cuaresma confieso otro de ‘mis pecados’ y por aquí, os lo juro, paro ya de confesarme! …Es que adoro un plato de espaguetis, siempre me apetecen… Los fideos de trigo sarraceno son una alternativa saludable porque derivan de un pseudocereal con algunas características a tener en cuenta para seguir una dieta más saludable: sin gluten (aún así se debe vigilar porque algunos Soba le añaden trigo), un índice glucémico bajo y si son al dente, mejor! Se digieren bien y cuentan con una buena aportación de hidratos de carbono complejos, así como de proteínas de origen vegetal. Se destacan las vitaminas del grupo B en relación a otros cereales integrales y la presencia de minerales como el potasio y el magnesio.
Procura potenciar y condimentar los Soba de Primavera con sabores ácidos y dulces. Según la medicina oriental debemos dar énfasis a estos sabores en Primavera ya que tienen afinidad con el hígado y su pareja, la vesícula biliar. El ácido moviliza y refresca, el dulce templa y sugiere harmonía. Para cocinar bien los fideos de trigo sarraceno es importante hervirlos en abundante agua en plena ebullición, en una olla amplia con un poco de sal marina. Entre 3 y 5 minutos o según las instrucciones del paquete. Se escurren y se aclaran en agua fría. Se sumergen, una vez fríos, en un bol con agua fría y se remueven para liberar el almidón. Los vuelves a escurrir y a enjuagar hasta que veas que el agua ya no es turbia. Están listos para tomar o para mezclarlos con otros ingredientes.
INGREDIENTES (Para una o dos raciones)
150gr fideos soba cocidos.
1 zanahoria, pelada y rallada gruesa.
1 calabacín pequeño con piel rallado grueso.
2 pencas de apio, peladas y cortadas a daditos.
semillas de sésamo negro.
1 cucharada sopera de vinagre de umeboshi.
1 cucharada sopera de sirope concentrado de manzana.
aceite de oliva virgen extra, de primera prensada en frío.
1 puñadito de germinados de cebolla.
1 puñadito de brotes variados.
1 puñadito de germinados de remolacha.
3 cucharadas soperas de chucrut.
1 cucharada sopera de crema de cacahuete orgánico sin azúcar y sin aceite de palma.
1 cucharadita de postre de zumo de lima.
1 cucharada de leche de coco.
gotas de salsa de soja ecológica o de tamari.
mitades de alcachofa horneadas (es totalmente opcional, las he colocado al final porque me sobraban de otro plato y lo aproveché).
PREPARACIÓN
1. Emulsionar 1 cucharada sopera de aceite de oliva con el vinagre de umeboshi y el sirope concentrado de manzana. Mezclar con los fideos y reservar.
2. Saltear brevemente en el wok o en sartén un poco profunda, un par de minutos, con muy poco aceite y una pizca de sal marina, la zanahoria, el apio y el calabacín. Mezclar con los fideos, el sésamo negro, los brotes y los germinados.
3. En un bol pequeño a parte, preparar la salsa thai: Mezclando la mantequilla de cacahuete, la leche de coco, el zumo de lima y unas gotitas de tamari.
4. Servir los fideos acompañados del chucrut, la salsa thai y la alcachofa.
Stay updated,
sign up to our newsletter
Food to meet you.
Los lugares, productos y actividades más saludables
y originales seleccionados para ti.

Descubre toda nuestra selección...

News to feed you.
Únete a lo saludable.
Close
Buscamos piezas únicas para ti.
Suscríbete y serás el primero en descubrirlas.
Close